Ecografía ginecológica abdominal- Que es y cuando se hace

La ecografía ginecológica abdominal

Como sabemos, la ecografía ginecológica es una prueba diagnóstica que se realiza con el objetivo de realizar comprobaciones de algún tipo en el órgano reproductor femenino. Por norma general, esta técnica se lleva a cabo en mujeres embarazadas para comprobar el estado del embrión. Igual que ocurre con el resto de tipos de ecografías, en este tipo en concreto también se utiliza la tecnología de los ultrasonidos, que no es invasiva y no produce daños de ningún tipo ni en el bebé ni en la salud de la madre.

En el caso de que se tenga que realizar una ecografía de estas características para realizar las pertinentes comprobaciones acerca de un embarazo, hay que diferenciar dos tipos distintos de ecografías ginecológicas. Hay que recordar que los dos tipos funcionan con ultrasonidos, por lo que no son nocivas.

  • Ecografía transvaginal. En el embarazo este tipo de ecografía se utiliza para poder ver al embrión en el útero durante las primeras semanas del periodo de gestación. Se introduce una sonda cubierta con un preservativo en la vagina.
  • Ecografía abdominal. Quizás este sea el tipo de ecografía al que estamos más acostumbrados, en el que mediante un equipo de ultrasonidos se realiza una exploración del interior del útero femenino a través del vientre.

Ecografía ginecológica Que es y cuando hacerla

¿Cómo y cuándo se hace la ecografía ginecológica?

En el embarazo, tal y como hemos comentado en varias ocasiones, no existen riesgos de ningún tipo por realizarse ecografías de manera periódica, aunque esto suponga superar las tres ecografías que por norma general se planifican en la sanidad pública.

En el caso de la ecografía ginecológica abdominal, durante el primer trimestre apenas se va a poder apreciar el embrión, por lo que es un tipo de ecografía que conviene realizarse a partir del segundo trimestre de embarazo.

La situación cambia si hablamos de la ecografía ginecológica transvaginal, ya que en esta ocasión sí que podremos ver todo lo relacionado con el embarazo desde las primeras semanas de gestación.

Independientemente del centro médico al que acudas, deberás tumbarte en una camilla para hacerte la ecografía. A continuación te dejamos unos consejos de utilidad para cuando vayas a realizarte la ecografía ginecológica.

Preparación para la ecografía ginecológica

Cuando acudas a la cita con tu ginecólogo, debes tener en cuenta que es conveniente que acudas con ropa ancha y cómoda que te permita vestirte y desvestirte con facilidad.

En el caso de la ecografía abdominal, con que lleves una camiseta que te permita descubrirte la tripa es más que suficiente.  También debes tener en cuenta que para que el útero se pueda visualizar de manera nítida en el ecógrafo debes beber muchos líquidos con el fin de que la vejiga esté llena.

En cambio, si la ecografía que te vas a realizar es la transvaginal, tendrás que desnudarte de cintura hacia abajo y no es necesario que realices ninguna preparación previa.

En ambos casos, siempre y cuando estemos hablando de una ecografía rutinaria o voluntaria, no es necesario que acudas en ayunas.

Ecografía abdominal Que es y cuando hacerla

Precio de la ecografía ginecológica

El precio de una ecografía de estas características es relativo, ya que puede variar de unos centros médicos a otros. En cualquier caso, en la mayoría de los casos suelen cobrar únicamente la consulta médica, que puede tener un precio de alrededor de 40 euros. En el caso de que te cobren aparte la ecografía ginecológica, la suma total podría llegar hasta los 60, aunque no merece la pena pagar esta cantidad de dinero teniendo en cuenta que por un poco más es posible realizarse ecografías con tecnologías más avanzadas y que nos aportarán mucha más información.

También te puede interesar información de una ecografía 4D y la calculadora de embarazo



ESCRIBE UN COMENTARIO